La Maternidad Ficticia

Comencemos por mencionar la exigencia de la sociedad, una vez más, para con la mujer, de convertirse en madre a cierta edad, o por su estado, es decir, si lleva varios años noviando o determinado tiempo que se juzga socialmente como el adecuado o suficiente con un hombre para tener así , un hijo.

Escuchamos, aún , a personas decir la famosa interrogación: ¿ y para cuando...? Esta pregunta suele recaer y presionar a la mujer y no al hombre.Y no solo se le exige que se “convierta” en madre , sino que como si fuera poco, que sea una “buena madre”.

Nos podríamos preguntar: ¿qué es ser una buena madre? No sé si hay una respuesta a esta pregunta, tampoco el objetivo del presente escrito es responderla; Sino más bien: ¿que es ser una madre real ?

“Ser una buena madre” pareciera un significante que en cierta medida queda en el inconsciente de las mujeres que se “convierten” en madres. ¿Convertir ? Según la RAE, la definición de “ convertir” es : que alguien se transforme en algo distinto de lo que era.

¿Acaso la sociedad no exige que la mujer se convierta en madre? Sobran los dedos juzgadores que se adueñan y construyen criterios que debe cumplir una mujer que ” a su vez “ es madre. “ "Una madre no debe vestirse así", "una madre no debe salir a ciertos lugares", "una madre no debe fumar"...

Ser mujer y a su vez madre.¿ Pueden convivir una con la otra? ¿ Son compatibles ?

Una persona puede ser hija y hermana a la vez. Es decir, cumplir diferentes funciones de parentesco por ejemplo en una familia. Una persona puede ser novia y arquitecta a la vez, también. Entonces, ¿por qué tantas exigencias hay sobre una mujer que es madre?

Tradicionalmente el rol de la mujer en la sociedad es el de procrear. Alimentar, criar y cuidar a sus hijos, construyendo de este modo la familia.

Actualmente con el movimiento colectivo feminista, se propone la deconstrucción de este modelo. Sin embargo, las maternidades ficticias siguen teniendo vida, por ejemplo en las redes sociales. No solo se editan fotos y videos , sino también las maternidades suelen ser editadas. Las madres se muestran espléndidas, dejando por fuera de toda óptica las noches sin dormir , los llantos por sentirse desbordada, y todo lo que conlleva el ser madre que lejos está de ser una madre perfecta.

Bienvenidas mujeres y madres a vivir en la imperfección!

Dejá un comentario