ATENCIÓN: La Salud Mental es igual de importante que la salud física. No la descuidemos. Hacé click aqui para conocer más sobra la modalidad de atención online.

La Verdad Está Dentro de Cada Uno

 

Al atravesar situaciones difíciles, o repetir algunas otras, tenemos dos posibilidades. Una de ellas es interrogarnos, preguntarnos acerca de eso que nos está sucediendo e implicarnos realmente. Poder pensar, que parte de nosotros interfiere en esos hechos que nos condicionan.

Luego de pasar por esas experiencias ya no seremos lo mismos. "Todo fluye. Todo está en movimiento y nada dura eternamente. Por eso, no podemos descender dos veces al mismo río, pues cuando desciendo al río por segunda vez, ni yo ni el río somos los mismos"…(Heráclito).

Ahora bien, la segunda posibilidad es, colocar en el afuera la responsabilidad, sin buscar en el interior de nosotros las respuestas.

La primera es el camino más difícil, pero vale la pena intentarlo. De este modo, podemos llegar más allá de la superficie del problema e ir a sus raíces. Poder encontrar aquella huella que nos habita e ir hacia la búsqueda de otras nuevas. 

Les dejo un cuento que escribí sobre como en el momento presente, tenemos la oportunidad de poder ser los protagonistas de la historia que queremos seguir escribiendo en nuestras vidas…

 

Reescribir nuestra historia

 

Ella estaba aburrida del día a día, ya no tenía motivación para hacer sus cosas como antes. Hasta que un día, llego a su casa el correo con un regalo, abrió el paquete desanimada, sin esperar demasiado. Cuando lo abrió, había una mano con una carta, la cual decía: "Con cada dedo que toques podrás cumplir un deseo, sin tiempo limitado".

Se sorprendió mucho al descubrir esto y ese mismo día pidió un deseo: "Motivación". Entonces empezó a hacer un montón de cosas pendientes, como trabajos acumulados, ordenar y pintar.

Al otro día pidió otro deseo: "Paz". Se sentó a meditar por un largo rato hasta que se quedó dormida, y cuando se dio cuenta ya era de noche. Luego pidió: "Esperanza". Empezó a pensar que lo mejor estaba por venir.

Posteriormente pidió: "Sabiduría". Se sentó en su jardín y empezó a mirar los árboles y las plantas y ver la belleza

que había en lo simple. Y, por último, pidió: "Paciencia": Empezó a tomarse las cosas con calma, y ya no corría como antes.

Al día siguiente se dio cuenta que ya había pedido todos los deseos y pensó…"¿Qué pasara a partir de ahora?,¿Tendré todos estos deseos por siempre?". Al pasar de los días se dio cuenta que todo volvía a ser como antes. Ya no había motivación, paz, esperanza, sabiduría, ni paciencia. No sabía que es lo que sucedía. Pensó: "Quizás tendría que haber esperado y no pedir todos los deseos juntos".

Hasta que volvió a ver el paquete y en él había otro escrito que decía:  "Cada deseo que pidas deberás regarlo día a día para que perdure" 

 

Dejá un comentario