ATENCIÓN: La Salud Mental es igual de importante que la salud física. No la descuidemos. Hacé click aqui para conocer más sobra la modalidad de atención online.

Amor duradero en tiempos modernos

Amor duradero en tiempos modernos

En tiempos donde cada vez mas, las relaciones de parejas son intermitentes y precarias, nos preguntamos si es posible que un amor perdure.

Todo sentimiento amoroso va evolucionando con el pasar de los años, en el mejor de los casos implica una maduración que requiere de reajustes y buscar nuevas maneras de transitar realidades diferentes por las que se camina. Acompañarse en estas lógicas e inevitables variaciones, preservando el amor que los une, se convierte en una receta infalible a la hora de pensar un amor duradero.

¿Amor o enamoramiento?

Muchas veces se confunde el amor maduro con el enamoramiento, este último, refiere a un estado transitorio, y en los primeros momentos de la pareja, donde ambos integrantes se visualizan de manera idealizada, perfectos, no hay nada que nos disguste ya que actuamos como el hipnotizado y su amo, más este estado, culmina en tiempos variables de acuerdo a las particularidades de cada ser, cuando empezamos a descubrir que él o ella, tiene algún defecto.

A partir de allí se pone en juego la capacidad de amar y comprender que anida en cada uno, aceptar, negociar, intentar mejorar y pactar nuevas maneras de relacionarse teniendo en cuenta que la aceptación del otro con sus fallas y defectos es indispensable, allí hablamos de un amor maduro, que puede adaptarse y en consecuencia crecer, ya sea de manera individual como de a dos, entendiendo que no es posible ser uno, si no entendiendo que somos dos personas bien diferenciadas que intentar compartir una experiencia de amor.

El fin del amor en la modernidad

En estos tiempos globalizados, cuando los ideales han caído y el consumo es el modo imperante de relacionarse, el amor maduro de pareja ha caído en desuso, las personas pasan a ser objetos intercambiables y finalizada la etapa de enamoramiento, la frustración y la no aceptación de las diferencias, ganan terreno. Las relaciones son poco duraderas e intermitentes.

Pero si nuestro anhelo, es perdurar y lograr estabilidad en la vida de pareja, debemos aceptar que ello requiere trabajo, aceptación, y comprensión de las diferencias, propiciando los cambios necesarios para transitar un camino difícil pero muy hermoso. Vale la pena intentarlo.

 

Dejá un comentario